Home pescado Caldo de pescado…minerales a mogollón

Caldo de pescado…minerales a mogollón

written by oxit_impres abril 6, 2016

 

5618c8_13922cb8d67744f7b77b1777bcb7d06a

Una forma más que saludable de aprovechar las espinas de pescado, ya que también nos las cobran cuando vamos a la pescadería y una estupenda manera de mineralizar nuestro organismo. Hacerlo de la forma correcta es importante, atentos a la receta.

Cada vez que compro pescado blanco, me guardo las espinas en una bolsa en el congelador. Digo pescado blanco, porque el sabor del pescado azul en un caldo me parece demasiado fuerte, pero sólo una cuestión personal.
Las bolsitas con espinas se me van acumulando en el congelador hasta que llega el día en que decido ponerme manos a la obra y me hago un estupendo caldo de pescado. Me da mucho rendimiento y así aprovecho al cien por cien el peso del pescado que pago en la pescadería y remineralizo mi cuerpecito ya que los minerales de las espinas pasarán al agua y así me podré beneficiar de ellos.

El caldo base serían las verduras y las espinas de pescado. Personalmente no le añado ninguna grasa, como podría ser aceite, porque no le veo la necesidad y así evito consumir grasas cocinadas. Si quiero añadirle un chorrito de aceite lo haré en crudo cuando ya vaya a consumirlo, sin calentarlo, así podré disfrutar al máximo de las propiedades de las grasas sanas, que lo son muchísimo más en crudo.

Vamos al tema…esta vez le he puesto algunos condimentos extras, que no es necesario que le pongas, son opcionales y los marcaré como tal, por lo tanto, si no los tienes, puedes hacer el caldo igualmente sin problema.

VERDURAS:

Las que te gusten. Yo en esta ocasión he usado: col, zanahoria, cebolla, nabo, chirivía y apio

5618c8_e2dcad9760714a8e99f9748ba3e6b965

PROCEDIMIENTO:

1.Cortar las verduras lavadas, sin pelar (si son ecológicas) si no lo son mejor pelarlas.
2. Ponerlas en la olla y añadir las espinas directamente del congelador, sin la bolsa, no hace falta descongelarlas previamente. Más o menos yo pongo el doble de espinas que de verduras, pero lo puedes hacer en la proporción que quieras.
3. Añadir los condimentos (opcional), en esta ocasión he puesto: cúrcuma fresca, cardamomo en grano, alga wakame, nabo daikon seco y shitaque seco. Insisto, todo esto es opcional.
4. Añadir agua FRÍA O A TEMPERATURA AMBIENTE, hasta cubrir todos los ingredientes y que les pase por encima unos dos o tres dedos o hasta que estos floten de manera ligera, pero no muy sobrado de agua, si no el caldo no sabrá a nada.
5. Tapar y llevar a ebullición.
6. NO PONER SAL
7. Dejar hervir unos 40 minutos a fuego lento con la olla medio tapada.
8. Dejar enfriar, colar, colocar en botellas o tupers y guardar en la nevera o congelar una parte para otra ocasión.

5618c8_4553bf40468a4a68a0eed449a75576d2

IMPORTANTE:

¿Por qué no se pone sal?

No se pone sal porque lo que buscamos es que por osmosis, los minerales y otros nutrientes y micronutrientes pasen, lo máximo posible, de los alimentos al agua, ya que vamos a consumir el caldo y queremos que en este se centren todas las propiedades posibles.

¿Por qué el agua debe ser fría o a temperatura ambiente?

Porque buscamos que el alimento “sude” y suelte poco a poco el máximo posible de sabor y nutrientes. Si lo hacemos con agua caliente, lo que logramos es sellar el alimento y que mucho de su sabor y jugos se queden encerrados dentro y no pasen al agua.

IDEAS:

Personalmente me gusta disfrutar de estos caldos sin más, les añado un poco de pasta de umeboshi, para que cojan un punto de sal y a veces unas gotas de limón.
Si deseas dejarlos al punto de sal, añádela durante los últimos 10 minutos de cocción.
Se pueden hacer sopas con verduras, abrir unos mejillones dentro previamente bién lavados. Añadir unos fideos. Usar para hacer salsas de pescado o transformarlo en una estupenda velouté de pescado.

PARA ALMACENARLO:

Yo soy muy recicladora y me guardo las botellas de zumo ecológico de cristal, les compro tapas nuevas y las uso para almacenar mis caldos caseros en la nevera o cualquier líquido. Prefiero esto a los envases de plástico. Si usas botellas de cristal para congelar, recuerda que no las debes rellenar del todo, ya que el congelarse el líquido cogerá volumen y la botella revienta, por lo tanto, puedes usarlas siempre que dejes un espacio sin rellenar.

5618c8_3eaeca733710487f898513242252cb0c

You may also like

Leave a Comment